Vivir en un ático: ventajas e inconvenientes

Los áticos son de las viviendas más atractivas y más deseadas por los compradores que quieren un sitio para vivir, pero como cualquier otro tipo de inmueble y a pesar de todas sus ventajas, también tiene algunos inconvenientes.

Vivir en un ático: ventajas e inconvenientes

Los áticos son de las viviendas más atractivas y más deseadas por los compradores que quieren un sitio para vivir, pero como cualquier otro tipo de inmueble y a pesar de todas sus ventajas, también tiene algunos inconvenientes. En WeRelocateBCN te contamos lo bueno y lo malo de vivir en las alturas.

Ventajas de vivir en un ático

  • Luz natural: por lo general, los áticos suelen disponer de grandes ventanales para aprovechar la luz, además de que se sitúan en el lugar más alto del inmueble, lo que permite beneficiarse de este recurso natural.
  • Buenas vistas: si la ubicación del inmueble está en un sitio que no cuadre con ningún edificio de igual altura justo enfrente, un ático permite tener ciertas vistas panorámicas del lugar.
  • Espacio exterior extra: es muy habitual que el ático, cuente con una salida exterior a modo de terraza, que se puede usar como espacio alternativo de la vivienda: comedor con barbacoa, chill out, etc.
  • Menos ruido: al estar situados en alto suelen ser menos ruidosos, además no hay tantos vecinos ni alrededor ni encima, y tampoco se escucha el trasiego del resto de plantas del edificio, ya que nadie tiene que llegar hasta la última planta.
  • Poder tener más privacidad: ese espacio exterior que nos ofrece el ático en forma de terraza, es mucho más privado que cualquier otra terraza en una planta baja.
  • Su exclusividad: en un edificio de varias plantas, normalmente suele haber solo dos o tres áticos, por lo tanto, se convierte en un tipo de vivienda mucho más especial y exclusiva.

Inconvenientes de vivir en un ático

  • Mayor consumo energético: en una última planta se acusan más los cambios de temperatura tanto en invierno como en verano, por lo tanto, se produce un sobrecoste energético.
  • Mayor probabilidad de robos: a veces si son edificios urbanos que están adosados resultan mucho más fáciles de robar, por lo que hay que plantearse la idea de buscar medidas de seguridad para evitarlo.
  • Un precio más caro: esa exclusividad y el hecho de que haya menos oferta, además de las características especiales de los áticos, contribuyen a que sean inmuebles mucho más caros que otro tipo de viviendas.
  • Mayor mantenimiento: al estar justo debajo del tejado y con terraza descubierta está más expuesto a las inclemencias meteorológicas y necesitan un mayor mantenimiento.

Póngase en contacto con nosotros hoy para más información acerca de nuestros servicios y oferta inmobiliaria

Su privacidad es importante para nosotros. Utilizaremos su información para ayudarnos a responder a su consulta, como se explica en nuestra Política de privacidad.